UN DIA SIN SONRISAS, ES UN DIA PERDIDO (Charles Chaplin) ***** EL AMOR ES DEMASIADO HERMOSO PARA OCULTARLO EN EL ARMARIO ****

viernes, 21 de marzo de 2014

Maneki Neko o "Gato de la Fortuna"

Maneki Neko
Maneki Neko lo llamarán si estás en Japón, o Zhaocai Mao en China. Pero sea como sea, su significado será el de “gato de la suerte” o “gato de la fortuna”. Así se conoce a una escultura muy popular sobretodo en el país nipón, hecha normalmente de porcelana o cerámica, y que representa a un gato saludando con la pata alzada. Habitualmente la encontraremos en la entrada de distintos establecimientos
Maneki viene del verbo maneku (“invitar a pasar” o “saludar”) y neko es “gato”. Si juntamos ambas palabras, tendremos que el significado global es “gato que invita a entrar”. Según la tradición japonesa, el mensaje que nos está transmitiendo el gato es el de “Entra, por favor. Eres bienvenido”.
¿Pero me está saludando?
Esa es la principal confusión que crea este gato en los occidentales. Para nosotros, su gesto nos indica despedida en lugar de llamada, ya que a diferencia de en occidente, en Japón se llama a la gente levantado la mano, con la palma hacia fuera.
Tipos de Maneki Neko
La primera clasificación es según la pata con la que saludan.
  • Si saluda con la pata derecha, es señal de que atrae al dinero y la prosperidad.
  • Si saluda con la pata izquierda, atrae a los clientes.
  • Si saluda con ambas patas, protege la casa o establecimiento.
Y la segunda forma de clasificarlos es según el color:

  • Tricolor (el más extendido). Tradicionalmente es el gato que más suerte da, y se dice que trae fortuna a los viajeros. Como curiosidad, ese tipo de tricolor se llama Calico.
  • Blanco. Pureza, cosas buenas por venir.
  • Negro. Protección contra el mal.
  • Dorado. Atrae la riqueza y la prosperidad.
  • Rojo. Unos dicen que atrae el amor, otros que protege contra las enfermedades.
  • Rosa. Amor y romance.
  • Verde. Atrae la salud y los buenos resultados en los estudios.


Leyendas
Son tres las leyendas más extendidas sobre este gato tan educado.

  • Durante el siglo XVII, existía en Tokio un templo que había conocido días mejores y que tenía serios problemas económicos. El sacerdote del templo era muy pobre, pero aún así, compartía la escasa comida que tenía con su gato, Tama.

Un día, un hombre de gran fortuna e importancia fue sorprendido por una tormenta mientras cazaba y se refugió bajo un gran árbol que se encontraba cerca del templo. Mientras esperaba a que amainara la tormenta, el hombre vio que un gato le hacía señas para que se acercara a la puerta del templo.
Tal fue su asombro que dejó el refugio que le ofrecía el árbol y se acercó para ver de cerca a tan singular gato. En ese momento, un rayo cayó sobre el árbol que le había dado cobijo.
A consecuencia de ello, el hombre rico se hizo amigo del pobre sacerdote, y el templo prosperó, con lo que el sacerdote y su gato nunca volvieron a pasar hambre. Tras su muerte, Tama recibió un solemne y cariñoso entierro en el cementerio para gatos del Templo Goutokuji, y se creó el Maneki Neko en su honor.

  • Una cortesana llamada Usugumo, que vivía en Yoshiwara (al este de Tokio) tenía un gato al cual amaba y criaba con mucho cariño. Una noche, el gato empezó a jugar con su kimono y se lo fue llevando a rastras. Daba igual lo que ella dijera, el gato seguía con su juego.

El propietario del burdel, al ver aparecer al gato con el kimono, y pensando que el animal estaba embrujado, le cortó la cabeza. Ésta salió volando hasta el techo, donde sin querer mató una serpiente, al parecer preparada para atacar en cualquier momento.
Usugumo quedó sumida en el dolor por la muerte de su mascota. Para hacerla feliz, uno de sus clientes le hizo un retrato en madera de su gato, y se lo dió como regalo. Esta imagen del gato pasó a ser conocida como Maneki Neko.

  • Una señora mayor que vivía en Imado (este de Tokio) se vio forzada a vender su gato debido a la extrema pobreza en la que vivía. Poco tiempo después, el gato se le apareció en un sueño, y le dijo que hiciera su imagen en arcilla.

La anciana se encargó de crear la estatua tal y como le dijo el gato, y no tardó en venderla. Se dedicó a hacer más estatuas, viendo que gustaban a la gente y las compraban encantados. Muy populares se volvieron anciana y gato, y pronto la mujer se hizo próspera y rica.

No hay comentarios:

"NUNCA DEJES DE SONREIR, NI SIQUIERA CUANDO ESTES TRISTE, PORQUE NUNCA SABES QUIEN SE PUEDE ENAMORAR DE TU SONRISA."

Mi Participacion en Marlboro Fresh

Programa Especial Fin de Año - Comedias Musicales - 28-12-2009

Variete de Sensaciones - Especial Día de las Madres - A.G.Radio

Algo de la música que me gusta...